jueves, 19 de mayo de 2011

ORIANA FALLACI «Me enamoré de las palabras»




Este escrito está dedicado básicamente a Oriana Fallaci y a una época en que era un lector voraz de sus crónicas. Quiero iniciar este escrito con una de sus frases de juventud cuando empezaba a escribir y que, en cierta medida, sirve para dar sentido a mis palabras:

«La primera vez que me senté detrás de una máquina de escribir me enamoré de las palabras, que brotaban como gotas, una a una, y se quedaban sobre la hoja... Cada gota se convertía en algo que, si hubiera pronunciado, se habría ido volando, pero sobre las páginas esas palabras se volvían tangibles»

Hace muchos años tuve que realizar por trabajo un par de viajes a Italia, en realidad eran mis primeros viajes profesionales. Llegué a la ciudad de Milán, de eso hace tanto tiempo que el Metropolitano de Milán no existía, le faltaba muy poco para entrar en funcionamiento, es decir, la compañía de transportes ATM (Azienda Transporti Milanesi) tenía la línea M1 casi totalmente construida pero aún no había sido inaugurada.

En España estábamos sufriendo la dictadura de Franco, la falta de libertades era total. En Cataluña como en Euskadi eran dos naciones dentro de la España unificadora que padecíamos con todo rigor la falta de libertades. Se había prohibido la enseñanza de nuestra lengua y a cualquier medio de difusión que no fuera en lengua castellana. Todo lo que pudiera respirar a independentismo o separatismo, era severamente castigado. Por aquella época, paradójicamente en España nacía el eslogan «Spain is different», promocionado por el Ministro franquista Fraga Iribarne. La imagen de una España de paella, toros, flamenco, guitarra y sol eran los temas de la España unificadora que se ofrecía al mundo exterior.

Llegado a Milán y terminada la jornada de trabajo por el que me había desplazado, pasé las horas que tenía libres buscando las películas que no había podido ver en España. El cine italiano era todo un referente para mí, un cine considerado mitológico, me refiero a películas de Fellini, «La dolce vita», «Boccaccio 70»«Otto e mezzo» y las primeras películas de Pasolini así como algunas españolas prohibidas en España, como Viridiana de Buñuel.

En aquella época el cine italiano tenía la fuerza de ser otro cine, un cine emergente, un cine real, cercano y cotidiano. Éste cine constituyó para mí una ventana cautivadora y de gran influencia sobre todo el cine de Federico Fellini

Su cine fue el que más me impactó, tanto por su narrativa, como por los temas tan personales que filmaba. También por saber contar historias maravillosas, saber mostrarnos su hastío por el fascismo que oscureció su infancia y que supo mostrar en la mayoría de sus películas. Un universo felliniano, descriptivo y costumbrista representaba en la pantalla todo aquello que vio y le fascinó, sus sueños y sus pesadillas, un Fellini insuperable por su capacidad de saber expresar en imágenes un mundo sensible y lleno de humanidad. Italia fue un constante descubrimiento de un país que nos llevaba muchos años de ventaja.


Pocos meses después hice el segundo viaje y me encontré a Milán en plena campaña política para las elecciones generales. Me impresionó ver la libertad política de un país en comparación con el nuestro. Comprobarlo por mí mismo no era lo mismo que leerlo, pasear por las calles de Milán y verlas llenas de propaganda política, un océano de ideas en libertad con eslogans y propaganda que cubrían todas las calles. Los mítines en plena calle, los coches con altavoces anunciando sus campañas de partido, la hoz y el martillo del partido comunista, algo impensable en España, me dio una visión real de algo que sólo conocía en la teoría de los libros y del cine.

De estas circunstancias nació mi admiración por su cultura italiana y por la libertad que los italianos gozaban y que en nuestro país no disfrutábamos por la mordaza de la dictadura. Con toda seguridad estos motivos y, por alguno más de tipo familiar que no viene al caso me hizo tomar la decisión de aprender el italiano. Contraté un profesor particular y por consejo del profesor acompañé las clases con lectura de periódicos y revistas italianas. Me suscribí a la revista política «L'Europeo» Allí descubrí la cultura y a la difícil situación política italiana de aquellos años. Eran «Gli anni di piombo» (los años de plomo).


Como consecuencia de la creciente subida en las elecciones parlamentarias de junio del '76 del Partido Comunista Italiano (PCI) alcanzando el 34 % de los votos y ante el temor de que pudiera llegar a gobernar se produjeron una serie de ofensivas para desestabilizar el país y contrarrestar el poder de la izquierda. Todo estaba encaminado para que, al tiempo que se combatía el PCI, se creaba la ''estrategia de la tensión'' intentando facilitar a un supuesto y eventual régimen neofascista para hacer frente al emergente PCI.

Se creó una red clandestina ''Operación Gladio'', conocida simplemente por GLADIO que operó en Italia vinculada a los Servicios Secretos de la OTAN y auspiciada con recursos económicos e inteligencia por la CIA. Y cuyo lema en latín era ''Silendo libertatem servo'', el cual significa "En silencio, preservo la libertad".

Se pretendía simple y llanamente que el Partido Comunista Italiano no llegara al Gobierno. Los ''años de plomo'' hubo atentados muy difíciles de de entender y saber la autoría. Fue un magma de organizaciones complicadas que van desde los soldados clandestinos de GLADIO, los servicios secretos militares, servicios de inteligencia y organizaciones fascistas. El resultado una serie de atentados terroristas que trajeron 500 muertos y más de mil heridos y mutilados. (Atentados terroristas: 1969 Piazza Fontana. 1974 Piazza Loggia en Brescia. 1974 Tren Italicus, de Roma a Munich. 1980 Estación de Bologna). Todo ese magma aún más complicado con la quiebra del Banco Ambrosiano


Roberto Calvi ''el banquero de Dios'', presidente del Banco Vaticano, asesinado encontrado ahorcado en el ''Ponte dei Frati Neri'' sobre el Támesis... La logia masónica P2, el dirigente de la GLADIO, el fascista y Gran Maestre de la Logia Masónica, Lucio Gelli y, en 1981 reveló varios nombres como parte de un voluminoso listado que evidenció la implicación en la logia P2 de numerosos militares, funcionarios del gobierno, industriales y políticos italianos y extranjeros, entre ellos Silvio Berlusconi y Víctor Manuel de Saboya. Pero por sobre todas las cosas descubrí, a través del magazine L'Europeo a Oriana Fallaci y, sus admirables crónicas de corresponsal por todo el mundo.




Oriana Fallaci periodista y escritora, corresponsal de guerra, sobre todo en Medio Oriente y Vietnam, entrevistó en los años 60 y 70 a los personajes más importantes del mundo, entre ellos Yasser Arafat, Golda Meir, Indira Gandhi, Henry Kissinger, Mao Tse Tung, Robert Kennedy. Cuando era corresponsal de guerra en el Vietnam. Recuerdo un artículo en que en las primeras palabras sentenciaba:
«Quando morirò andrò in Paradiso perché su questa terra ho vissuto all’Inferno. Vietnam, 1967».
«Cuando muera iré al Paraíso porque sobre esta tierra ya he vivido en el infierno»

O describiendo, un año después, en la vigilia de los Juegos Olímpicos de México cuando fue herida de una ráfaga de ametralladora en Ciudad de México, en concreto en la Plaza de las Tres Culturas, en la que murieron centenares de jóvenes. Oriana se la creyó muerta y llevada al velatorio pero un cura se dio cuenta que aún estaba viva. Su crónica la dictó en una cinta magnetofónica ya que no podía hacerlo en su máquina de escribir, unas cintas en las que se recogen los lamentos por sus heridas durante su estancia en el hospital. La revuelta estudiantil fue aplastada por el ejército mexicano y... por unos misteriosos hombres con guantes blancos que, aún hoy después de más de 40 años, nunca fueron identificados.


Crónica a crónica mi admiración crecía, estaba totalmente cautivado por esa mujer. Poco a poco Oriana se convirtió para mí en un gigante intelectual, la mujer que escribía como un ángel, que entregaba el corazón en todos sus actos de su vida. Ponía pasión en cada acto de su vida y esa pasión se traslucía en sus escritos.

De la misma forma que ella, yo también me enamoré de las palabras, de las palabras que surgían de su máquina de escribir. Sus palabras fueron calando como lluvia fina e imperceptible en mi alma, mi admiración creció sin cesar, su figura se fue agigantando hasta que me di cuenta de que me estaba enamorando de sus palabras, de su arrojo personal y de cómo sorbía los instantes de su vida. Llenaba sus crónicas expresando y compartiendo sus vivencias que llegaba directamente a mi ser.  Su carácter duro e inflexible se convertía, paradójicamente y en ocasiones, en un ser rebosante de ternura, en sus crónicas daba su corazón, en cada entrevista era adentrarme en un mundo nuevo, en cada artículo crecía mi admiración que rayaba en lo sublime. Me compré alguno de sus libros, me gustaban, pero nada superaba sus crónicas, sus palabras me sonaban musicales, etéreas y hasta más cercanas.

Soñé con esa mujer como sueña con un mito, con ella descubría demasiadas cosas para que no me cautivaran, una nueva lengua que me abría un escenario con una amplitud desconocida. Quería ser protegido por esa mujer exigente y tierna. Comencé a escribir, en un italiano escolar, un diario íntimo y secreto confesándole mi admiración y un afecto que se agigantaba día a día. Sus anhelos y sus deseos personales, los hice míos.  

Escribía en mi diario las primeras frases de amor, apasionadas frases de amor, buscando palabras en el «Zanichelli» que expresasen lo que yo no sabía decir. Pensamientos reflexivos escritos con un cariño desconocido, palabras escritas que me acercaban tanto a ella que era como si compartiéramos un secreto. Yo repetía sus frases de alguna entrevista como si me pertenecieran. Recuerdo cuando en un viaje ella estuvo a punto de perder las cintas magnetofónicas en las que gravaba las entrevistas, entre ellas se encontraban las de Golda Meier y, Oriana se expresaba así:
«Creí haber perdido mis cintas, mis preciadas cintas... forman parte de mí!»
Amaba a todo lo suyo, con apasionamiento! Después entró en la vida de Oriana, el poeta y héroe de la resistencia griega Alexandros (Alekos) Panagoulis su gran amor, entró arrollándolo todo, pero nunca lo consideré un adversario, Alekos fue también mi amigo secreto. Oriana era así, un carácter luchador y fuerte. Amada y odiada y una auténtica pesadilla de los poderosos a los que entrevistaba.


Oriana Fallaci & Alexandros Panagoulis


Oriana Fallaci, autora de muchos y buenos libros, hay uno que describe la historia de Alekos Panagoulis, su gran amor, historia contada por ella misma en sus crónicas periodísticas a las que yo seguía semana a semana a través de la revista L'Europeo.



Después escribió el libro «Un hombre». En ese libro relata todos los entresijos de la dictadura de los coroneles en Grecia donde ella estuvo mucho tiempo como corresponsal. Había ido a entrevistar al héroe de la Resistencia griega Alexandros Panagoulis. Se enamoró de él nada más verlo. Allí vivió el gran amor de su vida con él, un amor compulsivo y auténtico ya que sus caracteres se parecían como dos gotas de agua

«El día que conocí a Alekos, en el 1973, tenía el rostro de un Jesús crucificado y a sus 34 años parecía mucho más viejo. Sobre sus mejillas pálidas ya se hundían algunas arrugas, entre su pelo negro algunos mechones blancos y sus ojos llenos de melancolía. ¿O de rabia? Aunque en el momento en que se rió, ni el mismo se creyó su risa. Fue una risa forzada, de poca duración, como el estallido de un fusilazo. Enseguida sus labios volvieron a cerrarse en una mueca amarga y en aquel gesto buscó en vano el recuerdo de la salud y la juventud. La salud la perdió, junto a la juventud, el momento en que fue atado por la primera vez a la mesa de tortura y le dijeron:  «Ahora sufrirás tanto que te arrepentirás de haber nacido»

Enseguida entendí que no se arrepintió de haber nacido, no se arrepintió nunca. Entendí enseguida que era un hombre que el morir se convierte en una manera de vivir, gastó bien la vida. Ni las torturas más atroces ni la condena a muerte ni a tres noches pasadas en espera del fusilamiento ni la cárcel más inhumana, ni los cinco años que pasó dentro de una celda de cemento de un metro y medio por tres, le doblegaron»

Verso compuesto en la cárcel militar de Boiati.

 MI DIRECCIÓN  Un fósforo por pluma
 Sangre derramada en tierra por tinta.
 El envoltorio de una gasa olvidada por hoja.
 Pero qué escribo?
 Quizás sólo tengo tiempo para mi dirección.
 Extraño, la tinta se ha coagulado.
 Os escribo  de una cárcel.
 En Grecia.

 Cárcel militar de Boiati. Junio, 1971
Cuando acabada la dictadura, Panagoulis se presentaba como candidato a las elecciones, Panagoulis fue asesinado en extrañas circunstancias, seguramente por los servicios secretos de los coroneles camuflados después de su caída de la dictadura misma. Temían ser desenmascarados. El drama personal de Oriana con este suceso fue doble, ya que perdió también el hijo que de Panagoulis esperaba.
«Vi su automóvil Fiat color verde, la llamábamos nuestra 'Primavera', estaba reducido a un montón de hierros retorcidos y me dirigí a la cámara mortuoria. Entre la muchedumbre, habían médicos y abogados llegados de Italia para efectuar una súper pericia. Para poder ver el cadáver me pidieron la autorización del ministro de Justicia a través de dos funcionarios que nunca llegaron. Me cansé de esperar y exigí el número de teléfono del Sr. ministro y fui a llamarle por teléfono desde una cabina. No fui nada amable. Le dije que con autorización o sin  ella yo habría entrado en aquella cámara mortuoria. El interior de la cámara mortuoria era una caja blanca iluminada por luces de neón. En la primera taquilla a mano izquierda, estaba Alessandro Panagoulis: 
Estaba muy cansada y me he apoyado en el muro. Me ha sacudido el destello de un flash. Han hecho cerrar la ventana, y luego nos han enseñado las fotografías de Alekos después de la autopsia. Se justificaron que así me habría hecho menos impresión verlo. En las fotografías Alekos estaba tendido sobre una mesa, desnudo, como cuando lo torturaron en 1968 en la central de la policía militar. La única diferencia fue que aquí no tenía las manos y los pies atados. Muchas fotografías me ofrecían a mi vista detalles horrorosos de sus heridas. Otras, con sus órganos extraídos. El médico griego me explicó que le estalló el corazón, que el hígado se rompió en 19 puntos, que el bazo había desaparecido, el fémur derecho se estrelló en mil pedazos.

Estaba ya arrepentida de estar allí, tenía ganas de escapar para no ver su cadáver como en las fotografías. Abrieron y tiraron fuera el cajón de la taquilla frigorífica: sobre una tabla metálica un paquete ensangrentado. Lo han abierto y lo destaparon, apareció Alekos durmiendo serio, serio, con una cara blanca, blanca. Me arrodillé delante de él y le acaricié el pelo... no puedo decir más, o quizás no quiera contaros cuál es el olor del odio» 


Alekos Panagoulis como afirmó Oriana fue la sabiduría del poeta que luchó contra los molinos de viento, combatió por una Grecia mejor, en fin por una sociedad que crea en el Hombre.

Oriana no tuvo piedad con Henry Kissinger ni con William Colby, Director de la CIA. Colby había declarado que los Estados Unidos tienen el derecho a actuar ilegalmente en cualquier región del mundo. Oriana siempre sospechó que en la muerte de su compañero, el heroico Alekos Panagoulis obraron los resentimientos de alguno de ellos, o de los dos.

La escritora italiana después de un tiempo retirada por su grave enfermedad luchando contra un cáncer al que lo elevó a la categoría literaria nombrándole «el otro» Oriana vivía gran parte del año en Manhattan totalmente aislada. Pero el destino quiso que, el 11 de septiembre del 2001, el Apocalipsis se abriese a poca distancia de su casa con el atentado de las Torres Gemelas de Nueva York. En el libro «El Apocalipsis» (Oriana Fallaci se entrevista a sí misma) dejó reflejada su indignación por tan monstruoso hecho.
«¿Queréis mi testimonio? Ahí va. Estaba en casa. Mi casa está situada en el centro de Manhattan. Pensaba estar vacunada contra todo y, esencialmente, lo estoy. Ya nada me sorprende. Ni siquiera cuando me indigno y me irrito. Pero en la guerra siempre vi a gente que muere asesinada. Nunca había visto a gente que muere matándose, es decir, lanzándose sin paracaídas del piso 80, 90 ó 100. Además, en la guerra siempre vi trastos que explotan en abanico. En la guerra siempre oí un gran ruido. En cambio, las dos Torres no explotaron. La primera implosionó y se tragó a sí misma. La segunda, se fundió, se disolvió. Por el calor se disolvió como un trozo de mantequilla al fuego. Y todo sucedió, o al menos así me pareció a mí, en medio de un silencio de tumba. ¿Es posible? ¿Reinaba realmente ese silencio o estaba dentro de mí?»
«La gente que, para no morir abrasada viva, se lanzaba por las ventanas. Rompían los cristales de las ventanas y se lanzaban al vacío como si se lanzasen de un avión en paracaídas, y caían lentamente. Agitando las piernas y los brazos, nadando en el aire. Sí, parecía que nadaban en el aire. Y no acababan de llegar abajo. Hacia el piso 30, aceleraban. Se ponían a gesticular, desesperados, supongo que arrepentidos, como si gritasen «Help, help». Y quizás lo gritasen de verdad.  
En la guerra, siempre vi un número limitado de muertes. Cada combate, 200 ó 300 muertos. Como máximo, 400. Pues bien, en las dos Torres trabajaban casi 50.000 personas. Y pocos tuvieron el tiempo suficiente para salir de ellas. Los ascensores no funcionaban, obviamente, y para bajar a pie desde los últimos pisos se tardaba una eternidad. Siempre que se lo permitiesen las llamas. Jamás sabremos el número exacto de muertos. ¿40.000, 45.000...? Los americanos no lo dirán jamás. Para no subrayar la intensidad de este Apocalipsis. Para no dar una satisfacción más a Osama Bin Laden e incentivar otros apocalipsis...»

Después del acto terrorista de las Torres Gemelas de Nueva York, volvió a escribir, publicando 'La rabia y el orgullo', sobre el mismo tema 'La fuerza de la razón' y también 'El Apocalipsis'. Todos éstos libros muy críticos con el Islam que ella conocía muy bien. Oriana, mujer liberal y de izquierdas, fue machacada por la izquierda por su posición en contra del islamismo integrista, repudiada por la Italia «progre» de la que siempre había hecho parte. Con tremenda lucidez describe la claudicación europea al no defender su civilización de raíz cristiana. Europa para Oriana será llamada en sus obras 'Eurabia'. Era contraria a lo que definía la «islamización de occidente», sus polémicas tesis la llevaron a vivir perseguida y amenazada, sufrió incluso un proceso por difamación contra el Islam.


Vivió su infancia en la Italia fascista de Mussolini, luchó como partisana contra el fascismo y el nazismo siendo casi una niña. Impulsada por un pensamiento laico y liberal la llevó a defender con intensidad de la mujer: «Ser mujer es fascinante constituye una aventura que requiere considerable valentía, un desafío que nunca llega a aburrir».

Es de esperar que un día no lejano las cosas hayan cambiado tanto para que esta frase no tenga vigencia en lo relativo a ese «valor añadido» que hace falta para vivir como mujer en nuestro mundo. Oriana regresó a Florencia, en la clínica Santa Clara en camilla. Estaba consumida por el cáncer, era un esqueleto. En Nueva York se había sometido a terapias tan tremendas que sólo le quedaba un hilo de vida. Sufría muchísimo y a gritos suplicó:

«—¡Haced algo, ayudadme!»

Y esa ayuda fue una inyección de morfina, sabiendo perfectamente que no volvería a despertarse... era el 15 de septiembre de 2006.
Lluís Busom i Femenia

viernes, 13 de mayo de 2011

GULLIVER (Viaje a través del tiempo)




Los primeros libros leídos en mi adolescencia son los que, en cierta medida, han dejado una huella más profunda en mis sueños quiméricos, son como si formaran parte de mi interior y los recuerdo con verdadera complacencia cuando de niño adolescente me sumergía dentro de esas historias fantásticas. Recuerdo con veneración los libros de: Julio Verne, aunque tiene tantas obras y tan interesantes que es difícil escoger sólo una, pero eligiré la que de niño me cautivó: 'Viaje al centro de la tierra' [1864] Verne tiene más de una cincuentena de obras y muchas de ellas contienen las más fabulosas y extraordinarias aventuras.


Monumento a Julio Verne en la ciudad de Vigo (España) obra de José Morales.

Recuerdo con fascinación: El barón de Münchhasusen, de Rudolf Erich Raspe [1785]; Robinson Crusoe, de Daniel Defoe [1719] pero por sobre todos, hay dos libros que recuerdo con veneración: Tarzán de los monos, de Edgar Rice Burroughs[1912]; y Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift [1726].Gulliver me fascina todavía.


Libros con las Aventuras de Tarzán, lectura de mi adolescencia.

Sucede con frecuencia que, cuando empiezo a esbozar un tema o una historia, a medida que voy adentrándome en ella, casi siempre me encuentro que aparecen en mi mente caminos supuerpuestos que me llevan a una deriva personal. Sin ser el propósito primero van apareciendo por una esquina de mi pensamiento algún hecho que me pertenece, aparece algún elemento de la historia que despierta algún recuerdo o alguna experiencia personal que está relacionada con lo que escribo. Entonces se presenta la disyuntiva de superponer a la historia alguna parte mía y, con frecuencia, la integro en un texto que en origen no estaba previsto. Creo que esta superposición de textos lo hace más mío y personal y, hacerlo no me disgusta del todo, aunque es cierto que alguna vez he recibido algún tirón de orejas por escribir demasiadas verdades.

Siempre me ha gustado releer el libro 'Los viajes de Gulliver', de Swift. Su obra, como toda obra maestra, tiene distintos niveles de lectura. Recuerdo de niño cuando, por primera vez, llegué a Liliput, lo hice con los ojos sorprendidos de un niño. Lo que acababa de leer lo involucraba rápidamente a mis juegos. Era como si alguien me hubiera suministrado un guión para argumentar mis juegos. El billar que me trajeron los Reyes Magos, ya no me servía para jugar al billar,se había convertido en la auténtica pradera donde un muñeco tendido en medio del tapiz verde hacía de sufrido Gulliver atado con cordel, sujeto y tensado con chinchetas a modo de estacas para que quedara bien aprisionado.



Gulliver atado mientras dormía por liliputienses...

Las miniaturas de los soldados de plomo y los indios, hacían de liliputienses subidos al cuerpo de Gulliver para incordiarlo sin descanso. Yo hacía la voz gutural imitando los rugidos de Gulliver para asustar a los pequeños liliputienses, mientras los enanos entablaban los diálogos más dispares. Eran diálogos usurpados a Jonathan Swift que yo creía que me pertenecían... Sería perfecto poder trasladar esa imagen de mi niñez con el Gulliver tendido y atado en la mesa de billar, como la imagen perfecta ilustrativa de este relato.
Cuando de adulto viajas de nuevo a ese mundo, descubres una historia distinta que pasó desapercibida en la lectura de niño. A través de sus viajes va mostrando distintos modos de vivir, distintas sociedades que se consideran a sí mismas perfectas, entre los gigantes y los liliputienses. Me encanta como se ríe de la sociedad de la época y, en su libro, derrocha gran inventiva simulando que él escribe sin fantasear, ni inventarse nada, sino que él es, ante todo, un escritor con rigor, es más, en la misma novela aclara este punto, haciendo sátira de sí mismo, diciendo:



''Así lector amable te he rendido relato fiel de mis viajes. Tal vez pudiera haberte asombrado, como hacen otros, con historias extrañas e inverosímiles, pero yo elegí contar ralidades palpables en la forma y estilo sencillos. Desearía que se promulgara una ley para que todo lo que se escribiera fuera absolutamente verdadero; pues así no se engañaría al mundo como hacen algunos escritores, para que sus obras tengan mayor aceptación, embaucando al inadvertido lector con enormes embustes. En consecuencia me impuse a mí mismo de que siempre me atendría a la verdad estricta''

Jonathan Swift, irlandés, de pensamiento anarquista y masón, escribió Los viajes de Gulliver en 1726 y, a parte de ser una novela digamos de aventuras, es también una crítica política y una sátira sobre la condición humana y contra la sociedad. Swift es un inventor nato de palabras y lugares que sólo estaban en su imaginación, nombres como 'Lilliput' un país habitado por personas diminutas que medían quince centímetros de alto. También el país enemigo de Liliput, 'Blefescu' con los que estaban en permanente guerra. Son llamados imperios —aceptándose que es un recurso literario— en el que  Liliput es Inglaterra y Blefescu, es Francia. Están en guerra porque unos son partidarios de 'cascar los huevos' por la parte más puntiaguda y los otros, por la parte inversa.


Los Yahoo's transportando a un ser superior Houyhnhnms

Hay una parte del libro que es muy interesante y, tal vez, de obligada lectura, es la visita al país de los Houyhnhnms. Los Houyhnhnms son caballos y en su lenguaje significa 'la naturaleza perfecta', ellos son los gobernadores y quienes rigen los destinos del país. Una sociedad perfecta porque viven sin presunciones. Las deformes criaturas humanas son los YAHOO. [como el lector sabe o habrá adivinado es de dónde proviene el nombre del buscador Yahoo!], Los Yahoo son abominables animales con una figura perfectamente humana que no han llegado a desarrollarse, caras planas y anchas, peludos y que se comportan como animales, pelean y sólo les motiva la ambición.

Gulliver le cuenta al caballo cómo es el mundo del que viene, —que no es tan distinto al actual—, y que las prioridades son económicas, que nadie ayuda a nadie, que los gobernantes lo hacen en su beneficio. A medida que Gulliver describe cada denigrante aspecto de ese mundo, —que parece el nuestro— muestra una creciente vergüenza y descontento, al verlo a través de los ojos de un ser tan superior como el caballo, Gulliver no puede entender cómo somos tan ruines y nos traicionamos a nosotros mismos.

Edgar Rice Burroughs, (Chicago 1875- Encino, California 1950) aunque escribió muchas obras del 'Oeste', dee aventuras, tiene una serie en la que narra gestas de ficción, de princesas y guerreros en la serie de Barsoom, el Marte ficticio del escritor. Tiene una gran cantidad de novelas publicadas, pero su fama le ha venido por la serie de novelas de  Tarzán.


Tarzán representó para muchos niños descubrir la naturaleza en su estado más poético,salvaje y fascinante. De la serie de 20 novelas sobre Tarzán yo la que recuerdo haber leído fue la primera, la de Tarzán de los monos.Tarzán es la historia del hijo huérfano de una pareja de aristócratas ingleses abandonados en África a finales del siglo XIX. Después de la muerte de sus padres Tarzán (John Clayton) es adoptado y educado por una manada de monos a los cuales Burroughs los llama "mangani", una especie imaginada por el escritor, pero con características de gorilas, chimpancés y homínidos, incluyendo una forma de lenguaje primitivo. Copio un pasaje que aún recuerdo bastante bien sobre la niñez de Tarzán:



Johnny Weissmüller, el Tarzán más popular y Edgar Rice Burroughs.

''Las zancadas del pequeño Tarzán aumentaron en rapidez,era un trepador excelente. Hacía una infinidad de maravillas que sus pequeños hermanos -los monos- eran incapaces de imitar. Tarzán sabía más que los monos en muchos aspectos y a menudo los dejaba admirados con su astucia, aunque en cuanto a tamaño y fortaleza se encontraba en inferioridad. Porque a los diez años los grandes antropoides habían alcanzado su plenitud física y ellos medían cerca del metro noventa de estatura, mientras que el pequeño Tarzán era un muchacho a mitad de su desarrollo. Desde la más tierna infancia se había valido de las manos para saltar de una rama a otra, a la manera que lo hacía su gigantesca madre, y durante toda la niñez se pasó horas y horas todos los días desplazándose con sus hermanos a toda velocidad por las copas de los árboles''

En el año 1919 Egdar Rice Burroughs, el exitoso autor de Tarzán,  compró, en el Valle de San Fernando, el Rancho Otis en un enclave llamado 'Runnymede' cercano a Los Angeles, CA. El inmenso Rancho Otis lo convirtió, poco tiempo después, en 'Rancho Tarzana'. En 1923 Burroughs subdividió parte de sus tierras convirtiéndose en promotor de viviendas y en 1930 por decisión popular cambiaron el nombre de la ciudad por el de Tarzana. Hoy en día la ciudad de Tarzana tiene una población de 25.000 habitantes. Burroughs es considerado 'El primer ciudadano de Tarzana'. Hoy en día su nieto Danton Burroughs gestiona los archivos familiares a través de su página web.

Para mí Tarzana, esa pequeña ciudad enclavada en el Valle de San Fernando y cercana a las playas de Santa Mónica ( Los Angeles, California), tiene un encanto especial, un recuerdo inolvidable ya que la vida me trajo un amor grandioso, virtual e inesperado. Una preciosa mujer que, por el espacio de doce meses, supo crear un Universo propio al margen de su vida y de sus ataduras familiares para dedicármelo a mí.

Por el contexto difícil de la situación personal es, al menos para mí, una historia irrepetible. Una situación tan complicada que, si no fuera porque yo la viví, me parecería poco creíble. La historia es sencilla y posible, aunque no frecuente, es una historia de un amor epistolar. Ahora con la lejanía del tiempo transcurrido me parece aún más difícil que pudiera repetirse. Es como, si en aquel momento, el universo se hubiera saltado todas las leyes físicas que lo regulan para propiciar un manto protector que permitiera movernos por un espacio sideral construido exclusivamente para nosotros.

Posiblemente la correspondencia a distancia sea portadora de un virus desconocido que hace despertar sentimientos. Es probable que mi osadía estuvo siempre dentro de mi de una forma latente, pero cuando estalló no te reconoces y tomas decisiones que no sabías que eras capaz de tomar. Vivir una historia de amor a cierta edad es lo más maravilloso que se pueda esperar, convirtiéndote por un tiempo indeterminado, en quinceañero con la inconsciencia y todas las agravantes propias de esa edad. Cambian las prioridades, la osadía se convierte en un elemento natural, el estado de ánimo se transforma. El rigor, el aplomo y la seriedad se desvanecen, se funden en palabras y, a cada una de ellas, sabes que estas haciendo por enésima vez un viaje al centro de la tierra. Sabiendo que en este viaje al centro de la tierra está más candente que nunca...

Las historias de amor, como todo en la vida, nacen, se desarrollan y fenecen, pero la existencia personal se ha enriquecido por ese limo fertil del afecto y, con seguridad, ha dejado que tu persona adquiera una mayor dimensión espiritual, el amor es la esencia que fertiliza la vida...
Lluís Busom i Femenia

sábado, 7 de mayo de 2011

CUZCO EL OMBLIGO DEL MUNDO





Tengo por costumbre que cuando viajo y visito una ciudad o un lugar por primera vez me gusta hacer un 'tour turístico' teniendo a disposición un taxi. Desde que se me ocurrió hacerlo por primera vez en Roma, he encontrado el medio idóneo para desplazarme y conocer los rincones más interesantes de las ciudades. Puedo asegurar que la mayoría de ellos son unos cicerones natos y conocen los restaurantes más típicos, donde se come bien y a buen precio. Desde Roma siempre he procurando encontrar a un taxista que conozca bien la ciudad que voy a visitar. La mayoría están preparados para informar al turista y, como es lógico, después la realidad se ajustará o no a lo imaginado.


Cuzco. Patrimonio Cultural de la Humanidad.
Cuando llego al lugar de destino y, a medida que voy usando taxis, ya sea del aeropuerto al hotel o haciendo los primeros desplazamientos, intento mantener alguna pequeña conversación para 'valorar' los conocimientos que tiene de la ciudad y alrededores. Si encuentro a la persona que me parece idónea le propongo mi pretensión: hacer durante unos días recorridos por la ciudad y, según el lugar que estoy visitando, también sus alrededores. La verdad es que muchas veces me ha salido razonablemente bien y, más de una vez, extraordinariamente bien.


En la ciudad de Cuzco (Perú), en quechua ''Q'usqu'' significa ''el ombligo del mundo'' capital del Imperio Inca o ''Tahuanatinsuyu'' formado por sus cuatro ''Suyus'' y que se extendía en el norte más arriba de Quito hasta más abajo de Santiago de Chile. Aquí en Cuzco es donde nace esta pequeña historia. Hacía unos años que me había separado, era un 'single' que experimentaba por primera vez viajar acompañado y  este viaje lo hacía  acompañado por una estupenda amiga con la cual pretendíamos pasar unas vacaciones magníficas y encarar el futuro de forma positiva y olvidarnos un poco de los sinsabores de los últimos tiempos. 



Koricancha (Templo del Sol 'Inti Kancha') Templo inca sobre el cual se construyó el convento de Santo Domingo.

Mi amiga Mary y yo llegamos al aeropuerto de Cuzco, Alejandro Velasco Astete procedentes de Arequipa y nos desplazamos en taxi desde el aeropuerto hasta el Hotel Libertador Palacio del Inka situado frente al Templo del Sol o Koricancha. En este viaje en taxi no pude mantener la conversación con el conductor porque no me encontraba bien, ya que el 'Soroche' o el mal de altura me descompuso, suerte que nada más llegar al hotel me hicieron sentar en el hall del hotel sirviéndome un mate de coca, una infusión de hojas de coca. Es una bebida milenaria consumida tanto como estimulante como para curar el mal de altura. La verdad es que, pasada escasamente media hora, la angustia desapareció y, poco a poco, me fui recuperando.

Ésta es la historia de una amistad con uno de esos taxistas que antes he contado y que me acompañaron por esta hermosa ciudad. El taxista que me acompañó en la visita de Cuzco, la ciudad histórica del Imperio Inca, lo contraté en el mismo hotel pocas horas después de mi llegada. Una vez nos acomodamos en la habitación y ordenada nuestra ropa y utensilios de aseo, nos bañamos y nos vestimos para dar una vuelta por el hotel, tomar un aperitivo antes de la cena. Bajamos al lobby del hotel, recogí mis documentos y entregué la llave mientras a mi lado un grupo de tres personas se estaban despidiendo, era un matrimonio que se despedía de un taxista y, por lo que pude oír, acababa de acompañar a unos turistas italianos y mantenía una conversación fluida en su idioma, mientras los clientes se despedían:


—É stato un fantastico giorno, abbiamo girato dappertutto... siamo lieti con voi, hanno stato due hores profitose… la  ringrazio.


—Grazie a Lei, signori per contrattarmi.


Inmediatamente me dije a mí mismo: —Este es mi taxista!

—Prego, ho sentito la conversazione dei suoi passaggeri ed io vorrei fare un ‘tour’ per la città di Cuzco ed i dintorni. Scusi siete italiano?

—No, ma sono un po' dappertutto... io sono chileno-tedesco

—Bien entonces hablemos en español, me gustaría contratarle para unos días para visitar Cuzco y los alrededores históricos como las ruinas de Sacsayhuamán.


Fortaleza ceremonial inca de Sacsayhuamán.

Le propuse hacer un forfait para que trabajara para mí durante unas seis horas en los próximos tres o cuatro días diciéndole más o menos los lugares que yo quería visitar. Aceptó de inmediato, acordamos un precio que los dos aceptamos. Quedamos para el día siguiente con un recorrido pre-establecido : Ciudad de Cuzco, Plaza de Armas, Catedral, Piedra de los 12 ángulos, Mirador de Pachacútec y rincones típicos. Una vez hecha una primera visita a la ciudad desplazarnos por carretera para visitar la fortaleza de Sacsayhuamán, con una extensión inmensa (más de 3.000 hectáreas), Las fuentes Incas de Tambomachay y regreso a Cuzco.


Sacsayhuamán, al fondo la ciudad de Cusco.


Saliendo de la visita de Sacsayhuamán, almorzamos en carretera en un hostal, en el almuerzo los tres mantuvimos una amena conversación, nos abrimos y empezamos a contarnos un poco de nuestras vidas. Poco a poco fui descubriendo como y quien era: Se llama Kurt Reimer, una mezcla de nacionalidades y culturas, alemán por parte de padre y de madre chilena, nacido en Valdivia (Chile), estudiante de turismo en Valparaíso y París. Dominando perfectamente inglés, francés, alemán, castellano e italiano. Hombre de múltiples oficios, chansonnier en París, miembro de un grupo de teatro de guiñol en Milán, camarero en Nápoles y pizzero en un restaurante de la Isla de Capri.

—Es precisamente en Capri donde mi novia  Giovanna y yo hemos trazado nuestro proyecto de vida en común, tenemos un sueño y nos hemos propuesto construirlo. Sí hay ocasión ya te contaré.

—De acuerdo, tenemos algunos días más por delante.


En el viaje de retorno cuando nos dirigíamos nuevamente al hotel íbamos en el taxi por la carretera que nos llevaría a Cuzco me sorprendió que todas las casas unifamiliares que veíamos tienen en el tejado infinidad de amuletos, construcciones rudimentarias a modo de la cruz de caravaca, con infinidad de objetos que representan amor y autoridad (plumas). Símbolos fálicos (palos y botellas de cerveza sobresaliendo de un entramado de objetos). Platos pintados con circulos concéntricos a modo de 'Mandalas' (la fuerza del universo). Muñecos de trapo y cabezas de muñecas (quitapenas). Medallas religiosas (soporte de fuerzas divinas). Cada casa tiene un grupo distinto de objetos con 'poderes' que protegen a las familias que habitan en ellas. Los comentarios y conocimientos de Mark lo abarcaban todo y sus explicaciones eran relatos llenos de contenido histórico y, en uno de tantos de sus comentarios, nos describió la belleza de la ciudadela del Machu Picchu:

—Lo importante es el conjunto arquitectónico que se puede ver hoy en día, los españoles cuando llegasteis al Perú no fuisteis nada respetuosos con las obras que los Incas dejaron en esa tierra. La Iglesia sepultó a cuantas obras encontró a su paso, destruyendo y construyendo encima sus catedrales e iglesias. Primero porque encontraron el sitio ideal ya escogido por una civilización que había hecho todo el trabajo de planificación. La Iglesia española sólo tuvo que edificar encima sus catedrales y templos cristianos. Como hicieron con la catedral de Cuzco que fue construida sobre la base del palacio de 'Viracocha Inca' De esa forma surgían construcciones cristianas de nueva planta y, al mismo tiempo, se destruía las obras de culto de otras etnias. Españolizaron a base de sangre y fuego y convirtieron a su religión a los pobladores amenazándoles con que sus antepasados ya estaban en el infierno y que si ellos persistían en sus creencias irían a morar al 'Supaywasi' o infierno. Esta visión del infierno y del demonio era la  visión de una religión retrógrada, temerosa  y oscura importada de esa España brutal y medieval de una iglesia que veneraba a un Dios torturador que se complacía en el castigo.


'Tumi' Cuchillo ceremonial inca, hoja cortante semicircular (700-1300 d.C.)

—Kurt, siempre he tenido el mayor respeto por las civilizaciones antiguas, ahora que estoy en el Perú, muchas veces pido excusas por esa Iglesia uniformadora e inquisidora y, por los españoles mercenarios que tanto daño hicieron en este país y en tantos otros de América, me avergüenzo de esa historia que nos precede.

—Cometieron un verdadero genocidio! Suerte que los españoles no descubrieron el Machu Picchu, si no hubieran construido su catedral arrasándolo todo. Fue en 1911 cuando el profesor de la universidad de Princeton Hiram Bingham descubrió el asentamiento inca del Machu Picchu... pero desgraciadamente también, como los españoles, expolió 50.000 piezas arquitectónicas que se encuentran —ilegalmente— en la Universidad de Yale y que están reclamadas desde hace décadas por el gobierno peruano.


—Es cierto los españoles por donde hemos pasado 'civilizando' hemos dejado una impronta y un rastro de terror. América tiene mucho que reprocharnos. Dime una cosa Kurt, antes me has hablado de Giovanna ¿estás casado?

—Si, estoy casado espiritualmente con Giovanna una guapísima italiana, nos conocimos en Italia y vive en la isla de Capri. Durante el tiempo que estuvimos juntos en la isla fueron los tiempos más felices de mi vida. Allí Giovanna y yo decidimos que queríamos una ventana. 

—¿Una ventana, no entiendo?

—Sí, una ventana al paraíso! En la isla de Capri, en Punta Massullo hay una casa extraordinaria que perteneció al escritor Curzio Malaparte. Una casa solitaria en medio de una roca escarpada a treinta metros de altura. La casa es extraordinaria, pero lo que nos cautivó fue su ventana, una ventana en el salón que se ve el mar y los 'Faraglioni', tres salientes rocosos, es una vista espléndida. Queremos tener una casa así en nuestra tierra, en Chile, en la Araucania junto al lago Villarrica y el volcán Villarrica. Hemos diseñado mentalmente nuestra casa, nuestro dormitorio en la que desde la cama veremos a través de la ventana  el volcán Villarrica.

Hemos vivido un año y medio juntos, pero por trabajo tuvimos que separarnos, tenemos un hijo, se llama 'Kurt Dos' jajajaja... pero dentro de dos meses vendrán los dos a quedarse conmigo y si todo sale bien, el año que viene marcharemos a Villarrica un verdadero paraíso en Chile y por allí junto a un lago construíremos nuestra casa en medio del bosque. ¿Y ustedes tienen hijos?

—Bien, es mejor que te responda Mary, ella lo explicará mucho mejor que yo.

—Si, si, no hay problema lo explico yo. Pues sí, nosotros tenemos hijos, tenemos cuatro hijos

—Ahhh... que bien eso si que es una gran familia...

—Sí, es cierto, pero vayamos por partes, mira Kurt yo tengo tres hijos... pero los he tenido con mi marido y Luis tiene también uno pero lo ha tenido con su esposa, jajajaja. Nuestros hijos ya son creciditos e independientes... ves como todo no es lo que parece…

—Perfecto, entonces estáis sin compromiso... ¡¿quizás estáis de luna de miel?!


—No, no lo estamos. La verdad es que no nos lo hemos planteado.. pero sí, intentamos que sean tiempos felices…


De regreso a Cuzco le dije que tendríamos que pasar por la estación para sacar los billetes para el Autovagón, el tren que va de Cuzco a Aguas Calientes al pie de la Ciudadela del Matchu Picchu.

—Mira Luis, tengo unos amigos que tienen una empresa de helicópteros que todos los días van al pie del Machu Picchu, desde el aeropuerto al helipuerto del Rocotal en Aguas Calientes nos plantamos en 30 minutos y nos libramos de una viaje de más de tres horas. Yo puedo haceros un precio especial y si mi invitáis a almorzar os acompaño y si hago dos clientes tengo plaza gratis. El helicóptero tiene cabida para 23 plazas, 8 son para VIP, pero la diferencia de precio es muy grande.

—Kurt eso sería fantástico! Me gustaría poder sobrevolar y ver desde el aire las ruinas de Sacsayhuamán y Ollantantaybo.

—Bien, si queréis os voy a organizar la mejor estancia que los dos podáis haber soñado, el plan es el siguiente:  Salida del aeropuerto a primera hora de la tarde en helicóptero de 'Helicusco', en 30 minutos estaremos en Aguas Calientes el pueblo a los pies del Machu Picchu, es que ahora no se puede sobrevolar la ciudadela, tendremos que trasladarnos en autobús de línea. Llegaremos sobre las cinco de la tarde arriba en el Santuario. Os reservo una habitación en el Hotel Machu Picchu Sanctuary Lodge os gustará, tendréis las mejores vistas desde vuestra habitación con terraza. Podréis cenar en la terraza del restaurante antes de que oscurezca y así conpemplar toda la ciudadela mientras cenáis. A la mañana siguiente os despertáis cuando amanezca y contempláis el amanecer y el Wayna Picchu desde la terraza de vuestra habitación. ¿Qué os parece?


—Nos parece fantástico ¿pero cuanto me costará?

—Pues todo, helicóptero ida y vuelta, autobús ida y vuelta y una noche en el hotel, no más de: XGRRRR%$$$!!!!

—Púchicas!, es mucho más de lo tenía pensado. Pero de acuerdo tengo un amigo que siempre me dice que la vida es muy cara... que hay otra vida más barata pero no es vida! Vamos a la compañía de Helicusco y contratamos.


Ciudadela inca de Machu Picchu

Es la mejor decisión que tomé en mi vida, fueron horas inolvidables, horas de privilegio y de sabernos durante 24 horas 'Cenicientos que habían sido tocados con la varita mágica'. El enclave del hotel es un auténtico privilegio, pasear por los jardines enteramente alfombrados de césped, una delicia. Saborear la quietud y el aire puro respirando el aroma de más de 300 especies de orquídeas descubiertas en el Parque Nacional del Machu Picchu, una ocasión única. Desayunar gozando de la impresionante vista de la montaña sagrada del Wayna Picchu ha sido un lujo que valió la pena, un verdadero privilegio. Cuando nos despedimos de Mark nos dimos los correos electrónicos con la promesa de escribirnos.


Susan Sarandon con la medalla de la Orden del Sol.

Por mediación de Kurt sé que hace pocos meses la actriz estadounidense Susan Sarandon que el gobierno peruano la había invitado a visitar varios lugares turísticos del Perú, entre ellos la ciudadela de Machu Picchu en una campaña de promoción turística, precisamente la artista había ocupado la suite que a nosotros nos hubiera gustado dormir... Sarandon fue condecorada con la medalla de la Orden del Sol y el alcalde del distrito la declaró ''Hija predilecta de Matchu Picchu''. La famosa artista estadounidense se ha convertido en la más ferviente propagandística de la maravillosa ciudadela de Machu Picchu. Nosotros al día siguiente íbamos a continuar viaje en avión a Juliaca, para coger un taxi que nos llevara a Puno al hotel que está asentado en la misma orilla del Lago Titicaca... pero ésta es otra historia y, también, la de otro taxista…

Durante años he seguido las andanzas y vivencias de Kurt a través de sus e-mails he podido comprobar que lo que tenía planeado lo llevó a cabo. Su compañera y su hijo viajaron a Cuzco y el año siguiente se casaron en la catedral de Cuzco pero celebraron la boda en el mismo hotel del Machu Picchu con una ceremonia oficiada por un 'Shaman'. Después viajaron a Chile y se establecieron cerca del Lago Villarrica un paraíso natural, en la Araucanía. Mark se construyó con la ayuda de un par de amigos su propia casa muy cerca del lago, una cabaña de madera de dos pisos donde vive con su esposa e hijo, más otro que está en camino. En un email que me escribía me decía:


Lago Villarrica, Araucania, Chile

—''Mi casa no es como la de Curzio Malaparte, es muchísimo más modesta pero he cumplido mi sueño, ahora puedo ver desde el gran ventanal del pequeño salón de casa la vista del inmenso lago y la del volcán Villarrica''


Ventana de la casa de Kurt desde donde divisa el volcán Villarrica.

En el segundo piso se construyó el capricho de una pequeña ventana en forma de media luna en la que desde su cama pueden contemplar como si fuera un cuadro, el volcán Villarrica, de 2847 metros con nieves perpetuas. Mark dice que sus  ventanas valen más que toda la casa. Su obsesión vivir en una casa cerca del lago y la vista del soberbio volcán nevado reflejándose en el lago se han cumplido.
Lluís Busom i Femenia



GOOGLE

Ha ordenado y clasificado todas las entradas de mi blog
y, lo ha hecho, dándole un código:
site:luisbusom.blogspot.com
Para verlas sólo hay que clickar el link de más abajo,
una vez abierta la página a la izquierda tiene varias opciones, entre ellas,
las imágenes que que he utilizado en cada escrito.



lunes, 2 de mayo de 2011

CASA CURZIO MALAPARTE, ''UNA CASA COME ME''





  ''UNA CASA COME ME''

''Una casa como yo'', así definió el genial escritor Curzio Malaparte su casa solitaria en la Isla de Capri, considerada por su emplazamiento -un peñasco alto y escarpado- una de las casas más bellas del mundo. Gracias a la intervención personal de Galeazzo Ciano, yerno de Benito Mussolini, pudo adquirir ese pedazo de tierra inhóspito, un saliente rocoso cortado a pico sobre el mar, en una posición inaccesible y salvaje. A pocos metros de su casa están los conocidos ''Faraglioni'' (el conjunto de tres rocas enormes en medio del mar y cercanas  a la costa de Capri) y que están en todas las postales turísticas de la isla de Capri. Este grupo de rocas es el hábitat de los famosos pájaros de plumaje azul y el único sitio donde pueden hallarse. Las rocas miden un promedio de 100 metros de alto y la roca del medio tiene una particular cavidad sobre el mar, un túnel natural, que se ha convertido en uno de los pasajes mas famosos del mundo desde tiempos de los romanos.

Casa Curzio Malaparte, en Punta Massullo (Capri) 


Este relato se refiere básicamente a la casa de ese hombre notable y controvertido. Una casa edificada en un lugar único del Mediterráneo, en Punta Massullo, en el lado oriental de la isla de Capri. Un sueño que el escritor Curzio Malaparte convirtió en realidad. El amor de Curzio Malaparte por la isla de Capri se inició en el año 1936 cuando el escritor sueco Axel Munthe le invitó a su villa ''San Michele'' en la parte más alta de la isla de Capri, en Anacapri, el lugar que ocupó anteriormente la villa del emperador romano Tiberio

Aunque el motivo único de mi relato es escribir sobre esta casa maravillosa, creo que se hace necesario, aunque sea sólo de pasada y especialmente para aquellos escasos lectores que no le conozcan suficientemente bien explicar, de una forma sintética, quién fue Curzio Malaparte.

Retratos de Curzio Malaparte


SU VIDA.
Curzio Malaparte (Prato 1898 - Roma 1957), de madre italiana y de padre alemán, su nombre real era Kurt Erich Suckert. Fue periodista, dramaturgo, novelista y diplomático italiano. El pseudónimo 'Malaparte' fue elegido para firmar sus obras y significa 'Del mal lugar'. Es un juego de palabras originado con el nombre de Buonaparte. Personaje controvertido del pasado siglo perteneció a un grupo de escritores europeos que aplicaron su indiscutible talento a irritar a todo el mundo. Su vida y su obra fueron tan extensa, extrema y compleja que provocó las iras de los sectores más extremos y contrapuestos. En 1918 comenzó su carerra de periodista y en los años veinte se afilió al Partido Fascista Italiano, participando en la 'Marcha sobre Roma', de Benito Mussolini y fue un de los ''ideólogos'' del fascismo. Fundó varios periódicos de corte fascista y dirigió algunos más. Malaparte fue un domesticado intelectual del Duce y en sus años jóvenes considerado un periodista mascota del fascismo.

Curzio Malaparte (Kurt Erich Suckert) fue un autor prolífico, escribió obras de ensayo, narrativa, teatro, poesía y realizó un film 'El cristo prohibido', una pelicula en la que él fue el autor del guión, música y dirección. Ver títulos de su obra completa


Todo empezó a cambiar a raíz de la publicación de su libro 'Técnica del colpo di Stato' (Técnica del golpe de Estado, 1931) Malaparte, en el libro ataca a Adolf Hitler y a Mussolini, lo que le llevó a que fuera expulsado del Partido Fascista y enviado al exilio desde 1933 a 1938 en la isla de Lipari. Liberado gracias a la influencia de su amigo Galeazzo Ciano, ministro de Asuntos Exteriores y yerno de Mussolini, pero no tardó a ser encarcelado nuevamente durante varios años por cuatro veces más en las peores prisiones italianas.

Como corresponsal de guerra irritó también a los alemanes y después a los norteamericanos. Al final de su vida declaró públicamente su simpatía por el comunismo chino y el catolicismo. Fue un gran provocador que además escribió un gran libro sobre los horrores de la guerra: Kaputt, en 1944, en la que describe el inicio de la ofensiva alemana contra Rusia. Malaparte pretendía recoger el testimonio de su experiencia como corresponsal de guerra durante la Segunda Guerra Mundial. Con esta obra Malaparte teje una sobrecogedora obra literaria sobre la realidad, de un tiempo salvaje y grotesco de la guerra en el frente.


Otra espléndida novela es La piel (1949), sobre la miseria y grandeza de la posguerra. Una visión sarcástica y brillante de la vida cotidiana de la recién asolada y liberada Nápoles por los americanos. Malaparte en su novela 'La piel' dice conocer la razón que ha llevado a Europa al estado en que se encuentra en el momento en que sucede la acción. El escritor afirma que no han sido el hambre, los bombardeos, los fusilamientos, las matanzas, la angustia, el terror y, los campos de concentración los que han llevado a los europeos a cometer vilezas. Sostiene que el motivo es otro: ''(...) es la piel, nuestra piel, esta maldita piel. No puede usted imaginarse siquiera de cuantas cosas es capaz un hombre, de qué heroismos y de qué infamias, para salvar la piel...''  En 1949 su libro 'La piel' fue incluido por el Vaticano en el Índice de los libros prohibidos.

En 1956 hizo un gran viaje a China y afirmó sus simpatías por el régimen comunista. Pero en 1957, poco después de la aparición de su último libro, 'Maledetti Toscani', sufrió unos ataques cardíacos y pulmonares, secuela de sus heridas de guerra. Llevado a Roma en avión, empezó entonces una patética lucha de cuatro meses contra la muerte, que afrontó con gran valor y plena conciencia, hasta el punto de registrar, afrontando su muerte, en una cinta magnetofónica las impresiones de su agonía. Días antes de su muerte, Malaparte, que era protestante se convirtió al catolicismo.

Plano de la isla de Capri con indicación de Punta Massullo, donde está ubicada la casa.


VILLA MALAPARTE 
La fama de Capri viene de antiguo. Capri fue llamada la de las doce villas imperiales, una de ellas -Villa Jovis- (en Monte Tiberio) fue la predilecta del emperador César Augusto. Los habitantes de la isla dicen que los emperadores tenían cuatro villas para las cuatro estaciones y que habían hecho construir una gran carretera para poder andar en carroza de una a la otra. Es imposible narrar la historia y la cultura que han confluido en la isla de Capri, así como los distintos personajes que han vivido o han escrito sobre ella.

Los ''Faraglioni'' al atardecer y grutas.

La casa es un auténtico capricho de Curzio Malaparte. En el año 1938 encarga los planos al arquitecto Adalberto Libera, uno de los más representativos arquitectos del movimiento moderno italiano de la época. Libera proyecta Villa Malaparte y presenta los planos a Curzio Malaparte. El escritor no está de acuerdo con el conjunto de la casa, exige rectificaciones y las que presenta el arquitecto tampoco le satisfacen. La construcción es larga y atormentada, muchos son los cambios aportados al proyecto en el curso de la obra, son fruto de los continuos desacuerdos entre arquitecto y escritor.
 
Los ''Faraglioni'' y enclave de la casa en Punta Massullo.

Al final no llega a construirla por serias desavenencias con el escritor. Malaparte tiene en su cabeza cómo quiere su casa, y no la concibe al modo tradicional, quiere su casa tal como la imaginaSu idea la realiza ayudado por un albañil local llamado Adolfo Amitrano, ayudado por su hijo Ciro que sigue exactamente las indicaciones que tiene Malaparte en su cabeza de ''su casa'' y logra que se finalice en la forma que él la quería. En el año 1943 el arquitecto Adalberto Libera firma los planos de una obra que, sin duda, más pertenece a Curzio Malaparte que de quien firma. Aún hoy persiste la controversia sobre si fue el propio Malaparte el principal diseñador, pero a falta de otra documentación que lo acredite yo creo que fue Curzio Malaparte quien la diseñó y lo hizo tal como el la bautizó ''Una casa come me''.


Casa Curzio Malaparte con planos de distribución.
Cuando encargó los planos al arquitecto le indica que la villa ha de tener la forma alargada, de acuerdo con el largo del risco de Punta Massullo que tiene forma de lingote sobre el peñasco que surge del mar. La Casa Mal­a­parte es un pa­ra­le­lepí­pedo, de forma alargada que permite asentarse sobre el largo del risco de Punta Massullo, un lingote implantado sobre el peñasco que surge del mar. Está construido de al­bañi­lería roja en­tal­lada por una mo­nu­men­tal es­ca­lera en forma de pirámide in­ver­tida que conduce a una cu­bierta-solarium totalmente plana, desde ella se divisa hasta donde alcanza la vista y el golfo de Salerno, así como los cercanos tres peñascos de los ''Faraglioni''. Un muro blanco de baja altura en curva destaca sobre el te­jado como protector del viento. El interior de la casa se desarrolla a todo lo largo sobre tres diferentes planos.



La casa está constituida por un gran salón, sobre cuyas paredes se abren cuatro grandes ventanales, construidos de modo que ofrecen en cada uno un panorama diferente. Hay el estudio, la habitación dormitorio, un pequeño piso para los huéspedes, llamado a "el hospicio" y, otro dormitorio con el nombre de "la Favorita", para uso de la compañera del momento. 


Distintas vistas de la casa en el enclave rocoso.

El acceso a la pro­pie­dad sólo es po­sible a pie desde Capri o bien por el mar gra­cias a una es­ca­lera tal­lada en el acan­ti­lado. La mayor parte del mo­bi­lia­rio ori­gi­nal permanece to­davía en la casa. La bañera de már­mol del dor­mi­to­rio prin­ci­pal del es­cri­tor esta siempre lista. Su dor­mi­to­rio y su bi­blio­teca están igual­mente in­tac­tos. La Casa Malaparte fue abandonada y olvidada tras la muerte de Curzio Malaparte en 1957. La casa sufrió toda clase de vandalismos, también el deterioro por los elementos naturales durante muchos años sufriendo graves daños, incluyendo la profanación de una estufa de azulejos extraordinarios. La renovación del conjunto de la villa comenzó a finales de 1980 y principios de 1990.

Vista desde el ventanal del salón sacado de la película 'El desprecio', de Jean-Luc Godard.

CASA MALAPARTE, HOY
La Casa Mal­a­parte es ahora un lugar de es­tu­dio para los ar­qui­tec­tos y afi­cio­na­dos del mundo en­tero, celebrándose al­gu­nos even­tos cultu­rales. El ac­ceso a la casa es complicado exige atravesar la isla. Los úl­ti­mos 20 metros dis­cur­ren por una pro­pie­dad pri­vada per­te­ne­ciente a la Fun­da­ción Ron­chi
. La Casa Mal­a­parte es igual­mente ac­ce­sible desde el mar, únicamente con calma, ya que las rocas aflo­ran y hacen el ac­ceso muy pe­li­groso. Una es­ca­lera de 99 pel­daños conduce a nivel de la casa.


Detalle de la escalera acceso al solarium, escenas del film 'Le Mépris' (El desprecio)


DECLARADA ''INTERÉS NACIONAL''

Después de la terrible borrasca del invierno 1992 en que las olas rompientes sacudieron la estructura y la superficie de la casa, alcanzando la construcción situada más allá de los treinta metros sobre el nivel del mar. Después de un esmerado estudio y una valoración atenta de los materiales se llegó  a la decisión de su restauración. En abril de 1994 la casa Malaparte fue declarada de 'interés al sentido de la ley 1 de junio 1939' y por tanto sometida a todas las disposiciones de tutela contenidas en la ley misma. El proyecto de conservación redactado por el arquitecto Gianfranco Pertot.



Casa Malaparte, ha entrado de derecho entre los monumentos más famosos del mundo, tiene que ser gozada plenamente por la gente, pero eso exige un respeto digno del lugar donde está ubicada; ya que está expuesta al mar y a los agentes atmosféricos, y por lo tanto restaurada, conservando inalteradas sus características, para que en el futuro la casa pueda, junto a otras casas célebres, formar parte  del mítico Capri.  

CASA MALAPARTE EN EL CINE
Los in­ter­iores y ex­te­riores de la Casa Mal­a­parte, par­ti­cu­lar­mente la cu­bierta del solarium, apa­re­cen en la pelí­cula de 1963 de Jean-Luc Godard, Le Mépris (El Desprecio) con Brigitte Bardot, Jack Palance y Michel Piccoli y producida por Carlo Ponti. Basada en la novela 'El Desprecio' de Alberto Moravia. Muchas de las fotografías de la casa son capturas que he realizado de la película 'El Desprecio'.

Escenas de filmación del film 'Le Mépris' 1963, de Jan-Luc Godard



El argumento de la película: 
El productor americano Prokosch (Jack Palance) encarga a Fritz Lang (haciendo el papel en la película de director) la dirección de un adaptación al cine de la Odisea de Homero. Descontento con el resultado, encarga a Paul Javal (Michel Piccoli), reeditar el guión. A raiz de esto los caminos de Paul, su joven esposa Camille (Brigitte Bardot), el productor y su secretaria Francesca Vanini (Giorgia Moll) se entrelazarán, deteriorándose cada vez más la relación de la pareja a causa de la falta de celos por parte de él y del interés de Prokosch hacia Camille. Su historia se entrelazará con la de Penélope y Ulises en la Odisea, las aspiraciones artísticas de Paul y la evolución de los sentimientos de Camille. Es la historia de una matrimonio en la que ambos se reprochan sus defectos y la indeferencia apática de la mujer, muy amada cuanto más es sometida. De esta indeferencia nace lo que será el desprecio real de la mujer respecto al marido.

Y, un recuerdo final para un hombre que dejó su buen trabajo en ese peñasco, es un pequeño homenaje a aquel capataz albañil Adolfo Amitrano, un hombre silencioso y sabio que por meses dialogó con el escritor para poder construir en el inaccesible peñasco esa casa maravillosa y que, con manos artesanas, supo extraer el gran sueño de Curzio Malaparte de la misma roca... 
Lluís Busom i Femenia



GOOGLE

Ha ordenado y clasificado todas las entradas de mi blog.
y, lo ha hecho, dándome un código:
site:luisbusom.blogspot.com
Para verlas sólo hay que clickar el link de más abajo,
una vez abierta la página a la izquierda tiene varias opciones, entre ellas,
las imágenes que que he utilizado en cada escrito.